En México gusta mucho los grupos selectos en la sociedad. Clubs para comprar en grandes almacenes, colas especiales en los bancos que te hacen saber a todos que posees más dinero que los demás que están en otras colas. Clubs para hacer deporte y de paso… hacer negocios.

No queda claro ese afán por la clasificación enfermiza que tiene la sociedad, en lo particular siempre he odiado el clasicismo de cualquier tipo, sea por habilidades, raza, género o nivel económico.

Lo único que podría vislumbrar de todo esto, es dos grandes divisiones:

Uno sería la catalogación de personas “geeks, nerds, emos etc.” Que en conjunto sirven para las estadísticas de las empresas. Decisiones en venta de tecnología, moda etc.

Dos, las llamadas generaciones “X, Y etc.” Para clasificación histórica en estadísticas sobre poblaciones más amplia que la de los grupos en sí.

Hay una tercera división clasicista mucho más horrenda y usaba a menudo con fines poco decentes. La definición de grupos para estigmatizarlos o para engrandecerlos:

Grupo de Negros, grupos de blancos, grupos de mujeres, grupo de alemanes de raza pura.

Voy a poner un ejemplo muy amplio que es el de la clasificación de mujeres. Las mujeres durante mucho tiempo y en la actualidad se les considera en algunos aspectos inferiores, tal cual que se llegaron a clasificar “las mujeres son malas para las matemáticas” para los trabajos duros, para ser líderes… etc.

Para saber que tanto afecta esa “etiqueta” a las mujeres,  un equipo de científicos hizo una prueba a un grupo amplio de mujeres y hombres que consistía en problemas matemáticos donde antes de comenzar debían registrar sus datos su nombre, si era mujer u hombre etc. El resultado fue que las mujeres no destacaron frente a los hombres. En otra prueba, se les hizo un examen parecido pero se les indicó que no debían poner sus datos, que serían exámenes anónimos y curiosamente el nivel de las mujeres se elevó considerablemente. ¿Acaso el simple hecho de sentirse en una categoría “mujeres” les hacía creer que no podían resolver los problemas matemáticos mejor que los hombres?  Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Uno es lo que quiere ser, si te pones etiquetas negativas y te clasificas en un mal sitio tu mente arrastrará a tu cuerpo a ese lugar.

Las etiquetas y las clasificaciones son imaginarias, personalmente, me dan risa. Me llamaban Nerd porque me gustaban las computadoras desde los 9 años, luego que Bohemio por mis ideas y por la pintura “tengo que decir que Bohemios son los gitanos que vienen de esa parte de la República Checa así que no sé que tenga que ver”. Un buen día me levanto con barba de 3 días y me da por ponerme camisa a cuadros me dicen que voy a la moda que soy un Lumbersexual a lo que yo contesto que ya saben más que yo porque no tenía ni idea, mira tú por donde, varias veces en mi vida fui Lumbersexual sin darme cuenta y yo pensaba que solamente me daba pereza afeitarme y lavarme el pelo… o eso sería ¿Ser Hippie?

En todo caso un vagabundo podría ser un Lumberxesual hippie. ¿Ves cómo sin querer ya estamos clasificando?

Solo sé que yo soy yo y punto.

Miguel Ángel Maderal Lobodirector@grupomaderal.mx