No hay negros en México.

Eso es lo que dijo la Policía Federal a Juanita de Pinotepa Nacional en Oxaca. Le hicieron cantar el Himno Nacional Mexicano para ver si era cierto que era mexicana.

Es denigrante que casos como este se sigan repitiendo. ¿Qué pasa si un mexicano no se supiera el himno nacional? ¿Lo encerrarían en la prisión? ¿Acaso en México es obligatorio sino vas a la cárcel? Hasta donde yo sé es un país democrático no una dictadura.

Chogo de Oxaca, no solo tuvo que cantar el Himno, además tuvo que decirle los nombres delos gobernadores de algunos estados. Peor le fue a otras dos mujeres que fueron deportadas una a Honduras y otra a Haití porque la policía insistía que en México no hay gente negra. Deportar a un ciudadano aun enseñando documentos de identidad mexicanos. Adivinen que hicieron, pedir ayuda al consulado mexicano en Hondaras y Haití para que ellos las regresaran a México, sin recibir una sola disculpa por parte de las autoridades, ni indemnización alguna, aun cometiendo varios delitos, entre ellos el racismo, abuso de poder, despojar de todos los derechos a un ciudadano.

¿Se queja el mexicano de cómo le tratan en EEUU? No solo el mexicano trata mal a sus vecinos del sur, sino que tratan mal a sus propios ciudadanos, solo por tener un color diferente de piel.

La raza negra provenientes de grupos “Mandila” de África Occidental y Yoruba de Nigeria, llevados por los Españoles como esclavos al continente americano, contribuyeron a formar el México de hoy, a pesar de ello, las instituciones intentaron borrar cualquier vestigio de ellos, hay casos en los que no les quieren dar ni actas de nacimientos u otros documentos de identidad, a pesar de tener generaciones siendo mexicanos.

Hubo más africanos y afrodescendientes  que europeos. Ellos se sienten mexicanos, pero el gobierno y la misma sociedad no los quiere reconocer como tal.

Al indígena también se le ha dejado de lado, marginados y en la pobreza social, aun así, le han levantado museos y se les ha reconocido su historia, más sin embargo no a los a los afroamericanos que actualmente conforman más del 5% de la población.

Creo recordar que ni el INEGI no los tenía en sus registros hasta el año 2010 más o menos.

Sin duda México tiene una deuda con ellos.

Así que la próxima vez que veas a una persona de raza negra, en vez de preguntarle si es colombiano, venezolano, puertorriqueño o cubano, mejor pregúntale primero si es de Rio Grande, de Cuajinicuilapa, Puerto Escondido, de Collantes o Chacahua. O simplemente si es de Chiapas, Guerrero, Ozaca, Tabasco, Veracruz.

Miguel Ángel Maderal Lobodirector@grupomaderal.mx